Las cámaras “on-board” y la protección de datos.

  • Las cámaras “on-board” y la protección de datos.

    Las cámaras “on-board” y la protección de datos.

    Otra creciente moda, que viene desde tierras rusas, es la de colocar una cámara en el salpicadero del coche, moto. bicicletas, etc, para grabar el recorrido que estamos haciendo. Todos hemos visto este tipo de vídeos en la tele, youtube y demás medios de comunicación. Pero cuidado, porque las imágenes son datos de carácter personal, y nos podemos meter en un lío si subimos vídeos con personas y vehículos que sean identificables.

    Por ello, la Agencia Española de Protección de Datos da una serie de consejo para cumplir con la normativa en caso de que queramos usar una de estas cámaras en nuestros vehículos.

    “La Agencia Española de Protección de Datos se ha pronunciado en el informe jurídico 0456/2015, sobre la utilización de este tipo de cámaras con la finalidad de obtener pruebas para denunciar si se cometen infracciones de tráfico.

    Partiendo de que ciertas imágenes pueden ser un dato de carácter personal, y que su captación y grabación supone un tratamiento de datos, procede valorar la legitimación sobre la que se permitiría dicho tratamiento.

    Por ello, debe considerarse si procedería aplicar a este tipo de grabaciones la regla del interés legítimo regulado en el artículo 7.f) de la Directiva 95/46, por lo que procede realizar la oportuna ponderación en relación a “si existe un interés legítimo perseguido por el responsable del tratamiento o por el tercero o terceros a los que se comuniquen los datos que prevalezca sobre interés o los derechos y libertades fundamentales del interesado” o si por el contrario deben prevalecer estos últimos sobre el interés del responsable.

    Como nos hemos referido anteriormente, la finalidad de la grabación es la obtención de pruebas para denunciar infracciones de tráfico y el interés legítimo invocado se referiría al derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, que regula el artículo 24 de nuestro texto constitucional, y sobre el cual esta Agencia ya se ha manifestado en alguna ocasión.

    En este sentido, esta ponderación para determinar la aplicación del interés legítimo requiere, además de tener en cuenta el principio de proporcionalidad, que se incorporen una serie de cautelas al respecto, de tal forma que no procede una implantación genérica y sin límites.”

    Como expone el informe jurídico citado con anterioridad, de entre estas cautelas pueden destacarse alguna de las siguientes:

    • La activación de la grabación cuando se produzca un evento concreto, o bien su activación manual;
    • El acceso a las imágenes únicamente en caso de que ocurra el citado evento;
    • Difuminar la imagen de las personas o datos como las matrículas que no estén vinculadas al accidente en cuestión;
    • Las diferentes fórmulas que se adopten en relación al cumplimiento con el derecho de información a los interesados.

    Puedes leer el artículo completo en la página de la AEPD.

    Comments are closed.